limpiezapulidolimpiezapulido

Cómo limpiar un barco correctamente. ¿Qué necesitas?

Limpiar bien tu embarcación es la clave fundamental para un buen mantenimiento a largo plazo y para mantener su vida útil, mantenerla en las mejores condiciones, etc. Sabemos que la temporada de calor en la que puedes disfrutar de tu barco o yate está finalizando, no obstante, hacerle un mantenimiento y una limpieza correcta es esencial para conservar la belleza de tu embarcación. Hoy te daremos algunos consejos para que lo hagas bien.

A la hora de realizar una buena limpieza de tu barco es muy recomendable utilizar productos de limpieza con poca concentración química. Si no es necesario utilizar productos químicos, es mejor no utilizarlos para que a la larga los materiales no se desgasten, estropeen o destiñan. También podemos optar por productos ecológicos, ya que todo lo que utilizaremos en el barco acabará en el mar, así que es mejor ser precavidos y respetuosos con el medio.

Podemos comenzar a limpiar el barco desde el casco o el exterior. Esta limpieza es bastante sencilla y solo necesitaremos emplear algunos trucos imprescindibles para una limpieza más efectiva. Primero deberemos colocar el barco en un sitio que no sea el agua, para hacer la limpieza más sencilla y accesible. Después podemos equiparnos con lo que necesitaremos para limpiar: jabón, detergente, algunos guantes impermeables, una toma de agua y una manguera a presión y, por último, unas botas para no mojarnos los pies.

Pasos a seguir para limpiar un barco

Empezaremos limpiando el exterior del barco, ya que la limpieza de un barco es más recomendable hacerla desde fuera hacia dentro. Con el agua a presión comenzaremos a eliminar esos crustáceos y algas que se pegan a la base y los costados. Aquí deberemos tener precaución y utilizar una presión del agua media para no estropear la capa de pintura, el brillo o el barniz que tenga el barco. Los crustáceos podemos también eliminarlos a mano, a ser posible con un cepillo duro o si es necesario, con una lija húmeda. A veces la piedra caliza es difícil de quitar. La lija también la podemos utilizar para limpiar la hélice.

La teka es un material sensible y delicado y necesitaremos limpiarla con jabón neutro y un estropajo. El agua y la sal, las algas y las impurezas habrán tapado el brillo de este material, por lo que tendrás que limpiarlo cuidadosamente. La neumática también es delicada y deberíamos limpiarla para alargar su vida útil.

En caso de que no podamos situar el barco en un sitio seco también podemos limpiar el barco desde el agua, pero será más complicado. Para limpiar el barco por dentro podemos seguir los mismos pasos que seguimos a la hora de limpiar nuestra propia casa. Sin embargo, tu barco tendrá mucha más suciedad que tu casa: agua, sal, sol, polvo, suciedad de cualquier ser viviente del cielo o el mar, etc. Trata de que la limpieza sea manual y no a manguerazos para cuidar los materiales del barco. También recomendamos no utilizar lejía.

Si tienes elementos de acero inoxidable probablemente el agua y la sal hayan dejado residuos que cubren ese brillo que tiene este metal. En Limpieza Pulido tenemos un producto perfecto para estos materiales: el limpiador de acero inoxidable caselli.