limpiezapulidolimpiezapulido

Precauciones que hay que tener con los productos de limpieza del hogar

La desinfección está al orden del día tanto que últimamente se ha observado un aumento de la compra de productos de desinfección de más de un 100%. Hoy hablaremos de las precauciones que hay que tomar con algunos productos que tenemos en casa, ya que a la hora de utilizar productos de limpieza y productos de desinfección nos exponemos a muchos químicos y tóxicos perjudiciales para la salud. Además, en muchas ocasiones olvidamos que no es más limpio quien más limpia, sino quien menos ensucia.

Elementos tóxicos de los productos de limpieza y problemas de salud

Uno de los problemas de salud que más provocan los productos de limpieza que tenemos en el hogar es asma o bronquitis crónica. Esta enfermedad pertenece a un 25% de las enfermedades que padece el personal de limpieza doméstica. El blanqueador con cloro, por ejemplo, no suele ser nocivo para la salud si se utiliza junto a otros productos como el amoniaco. Esta mezcla es tan perjudicial que podría provocar asma, tos, falta de aliento, dolor de pecho y más sensaciones de molestia. El amoniaco sin mezclar también puede ser nocivo, ya que si entra en contacto con los ojos, puede causar ceguera.

El jabón también puede contener algunos agentes tóxicos como el triclosán y el tricocarbán. Estos elementos pueden provocar desajustes hormonales, a la larga, cuando persisten en el ambiente. Los spays y limpiadores de baño tienen cuaternarios de armonio, unos químicos que a la larga afectan a las personas que se dedican a la limpieza e incluso a las personas que limpian con estos productos muy a menudo. Los problemas de salud más habituales provocados por los cuaternarios son silbidos al respirar, falta de aire y tos. Los productos que contienen nano-plata provocan problemas en el hígado y el cerebro.

Recomendaciones para prevenir los problemas de salud

Lo primero que debes hacer para prevenir estos problemas de salud es pensar si realmente necesitamos esos productos. Hay muchas alternativas para esos productos de limpieza que no llevan tóxicos y que son ecológicos y menos perjudiciales. En segundo lugar, si realmente necesitamos ese producto de limpieza químico, a la hora de utilizarlo deberíamos intentar la cantidad mínima posible. Para esto puedes leer la etiqueta para ver si el producto químico contiene esos tóxicos perjudiciales y qué cantidad de ellos podemos utilizar. En tercer lugar, recuerda que hay productos de limpieza cuya mezcla puede resultar un cóctel nocivo para la salud.

En cuanto a los detergentes, recuerda que deberían ser, en mayor medida posible, un 90% biodegradables. Sin embargo, también deberías tener en cuenta que el 10% restante será perjudicial para el medio ambiente y tu salud. Los aerosoles son un buen ejemplo de lo perjudiciales que son para la salud y la capa de ozono. Así que deberías considerar empezar a utilizar productos de limpieza ecológicos. Otra medida muy necesaria será utilizar todo el equipo de protección personal necesario para cada trabajo y acorde a la toxicidad de los productos que utilicemos.

× ¿Tienes alguna duda?