limpiezapulidolimpiezapulido

Limpieza y desinfección en clínicas dentales

Durante todo un día, suelen pasar una gran cantidad de personas por una clínica dental, lo cual significa una exposición continua de los pacientes a fluidos corporales. Por lo tanto, también se enfrentan a virus y bacterias. Si a esto le sumamos la situación de pandemia que el mundo está sufriendo, aumentamos aún más el riesgo a una contaminación cruzada. Si en una clínica dental no realizamos un protocolo de limpieza y desinfección estricta, estamos poniendo en riesgo la salud de los pacientes y del personal sanitario. En este post te explicaremos el protocolo de limpieza y desinfección que se debe aplicar en una clínica dental, para evitar así cualquier contacto con:

  • virus
  • bacterias
  • minimizar el contagio

En una clínica dental, además de las instalaciones, se suelen utilizar una gran cantidad de herramientas para explorar y tratar a los pacientes. Según el riesgo de infección que tiene cada herramienta se clasifica como material crítico, semicrítico o no crítico.

Limpieza y desinfección del material crítico

El material crítico son aquellas herramientas que se utilizan dentro la boca de las personas, como por ejemplo aquellas herramientas quirúrgicas mediante las cuales se realizan cirugías u otros utensilios que se utilizan en la boca. Estas herramientas, que perforan tejidos, deben esterilizarse a la perfección, de forma obligatoria y siguiendo cierto protocolo.

Limpieza y desinfección del material semicrítico

El material semicrítico son aquellas herramientas que entran en contacto con la sangre o la saliva, pero no se utilizan para cortar. El riesgo de contaminación es inferior que, en el material crítico, sin embargo, el riesgo de infección es alto también. Dentro de esta categoría podríamos meter las herramientas superficiales, como las espátulas, espejos y otros utensilios en contacto con virus. Son herramientas que debemos esterilizar antes y después de cada uso.

Limpieza y desinfección del material no crítico

El material no crítico es aquel que conlleva un riesgo bajo de contaminación. El riesgo de contagio de estas herramientas se concentra en el contacto del personal sanitario o el paciente con las manos. Es muy importante desinfectar estas zonas para evitar el contagio. El sillón donde se sienta el paciente, la lámpara que toca el personal sanitario, el equipo de rayos X, etc. forman parte de esta categoría. Como podemos ver, no importa el tipo de material y el riesgo de contagio, todas has herramientas deben estar desinfectadas de forma frecuente y efectiva.

Contaminación Cruzada

Para evitar la contaminación cruzada que en otras ocasiones hemos explicado, es importante seguir un protocolo de desinfección en todos los productos y herramientas, ya que, además se supone que una clínica dental es uno de los espacios más desinfectados que puede haber. Lo primero que debemos hacer es realizar un horario basado en la frecuencia con la que se utilizan las herramientas para establecer cada cuanto tiempo debemos emprender estas tareas. Otro paso importante es establecer las tareas que realizará cada empleado. En cada centro, por ley, se debe nombrar un encargado de la esterilización de los utensilios. Este puesto es muy importante, ya que será la persona encargada de que todas las tareas de esterilización se realicen de forma correcta.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Tienes alguna duda?