Trucos para quitar el moho de las paredes

El moho es un hongo que crece en lugares donde la humedad y la poca luz afloran. No obstante el moho también puede aparecer en zonas con luz y temperaturas medias. Los sitios donde el moho puede aparecer son las paredes, los techos, los baños, las cocinas y en definitiva, los sitios con poca luz y ventilación. En ocasiones el moho puede resultar difícil de erradicar y puede que después de que te tomes el trabajo de quitarlo vuelva a aparecer. Pero hoy, en Limpiezas Pulido, te explicaremos como eliminarlo del todo.

Cuando una casa tiene un exceso de humedad puede que comience a aflorar el moho y no suele resultar muy bueno para la salud. El índice de humedad recomendable de una casa se encuentra entre un 40% y un 60%. Unos índices de humedad superiores hacen aparecer el moho y esto genera problemas para la salud. Hay que determinar el origen del moho para solucionarlo. Puede que tengas una filtración de agua en tu casa y que por mucho que limpies las paredes, el moho vuelve a aparecer incansablemente.

Las causas de la humedad pueden ser la filtración de agua a causa de tuberías rotas, por ejemplo. La humedad también se debe a la condensación de la estancia por una diferencia de temperatura. Esto se debe a que la temperatura alta de la casa choca con la temperatura de fuera cuando las ventanas tienen roturas o las paredes no tienen un buen aislamiento. La falta de ventilación es otro motivo por el cual aparece moho.

Cómo combatir el moho en casa

Para combatir eficazmente el moho lo primero que hay que hacer, por lo tanto, es detectar el origen de la humedad y utilizar un producto anti-moho. Lo recomendado es utilizar un producto biocida, es decir, un producto anti-moho y dejarlo actuar unos 10 minutos. Normalmente solo con rociar el producto ya basta para que el moho desaparezca, pero si este no desaparece por completo, puedes frotar con un cepillo y aclarar con mucha agua.

Si aun así el moho no desaparece tras 24 horas podemos repetir el proceso hasta que la pared quede blanca. Otro consejo que te podemos dar es rociar un poco de lejía con un pulverizador. Aconsejamos que estos productos no se utilicen sin guantes y además no se utilicen sobre superficies de aluminio, muebles o moquetas, ya que es posible que se estropeen.

Si prefieres quitar el moho con productos naturales, ya que los productos químicos pueden ser altamente tóxicos, hay muchas maneras de hacerlo. El agua oxigenada es un químico natural que elimina eficazmente el moho sin dejar el desagradable olor propio de la lejía. Rocía agua oxigenada sobre la zona y deja actuar. Después de 10 minutos puedes frotar con un paño húmedo. El vinagre blanco mezclado con bicarbonato de sodio funciona de igual manera.

Puedes también utilizar vinagre de manzana para eliminar el moho, no obstante, si no te gusta el olor a vinagre puedes añadir a la mezcla unas gotitas de aceite perfumado. El aceite de árbol de té es un remedio igual de eficaz pero resulta un poco más caro. Pero puedes mezclar dos cucharadas de aceite con dos tazas de agua y te durará más tiempo. Para que el moho no vuelva a aparecer a largo plazo puedes utilizar una pintura antihumedad, utilizar bolas de cloruro de calcio (colocándolas por la habitación).